Salud MentalSíndrome Down

 

¿Qué es “lo normal” y qué no lo es?

El concepto salud mental es, por si mismo, difícil de describir, dado el gran componente subjetivo que tienen. Aun se vuelve más complicado de definir en las personas con Síndrome de Down.

A grandes rasgos entendemos que la salud mental de las personas engloba al bienestar emocional y psicológico, así como al bienestar físico y social.

La OMS define la salud, no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades, sino como un estado completo de bienestar físico, mental y social.

Las personas con Síndrome de Down pueden presentar problemas psicológicos parecidos a los de la población sin discapacidad intelectual, con algunas diferencias que tienen que ver con la especificidad del síndrome, con el entorno social y con sus características cognitivas y comunicativas. Esto significa que las personas con síndrome de Down pueden tener también trastornos mentales.

No es hasta finales de los años 90 cuando el Dr. Ramón Novell introduce en España el concepto “patología dual”, el cual explica la interacción en las personas que, teniendo síndrome de Down, también padecen algún trastorno psicológico.

Incluso a día de hoy, es frecuente que se atribuyan distintos trastornos de conducta, del estado de ánimo, demencias,… a la propia manifestación del síndrome de Down no siendo así.

El concepto discapacidad intelectual no deja ver otros aspectos negativos que se le atribuyen sin estar relacionados con el síndrome de Down. Por ejemplo, si cualquier niño o niña se muestra triste, retraído, sufre trastornos del sueño, no tiene interés por relacionarse con otros niños o niñas, seguramente acudamos a un profesional para ver que está ocurriendo. Posiblemente, si se trata de una persona con síndrome de Down se atribuye al propio síndrome y se piensa que seguramente será cuestión de tiempo, qué ya lo superará o se normaliza la situación asumiendo que son habilidades que nunca desarrollará.

Cuando hablamos de diagnóstico o patología dual nos estamos refiriendo a la existencia de un trastorno mental en una persona que tiene síndrome de Down. Aunque cabe destacar que la experiencia indica que los problemas mentales de las personas con síndrome de Down, en su mayoría, pueden ser tratados.

En la actualidad, las personas con síndrome de Down han vivido cambios muy positivos relacionados con la inclusión social (escuelas, trabajo, comunidad,…), esto hace que se preste atención a problemas psicológicos y emocionales que antes pasaban desapercibidos y que ahora ayuda especializada.

Podemos concluir afirmando que las necesidades de atención psicológica de la persona con síndrome de Down son las mismas necesidades que las de la población general, aunque es necesario tener en cuenta una serie de características y particularidades que sólo es posible tenerlas en cuenta conociendo a la persona en profundidad.

El diagnóstico dual no se basa exclusivamente en los síntomas detectados, sino en el conocimiento de la persona; no sólo en analizar el síntoma, sino entenderlo.  De esta forma la persona podrá conseguir una buena salud mental y una mejor calidad de vida.

3 Comentarios

  1. He estado buscando un poco por artículos de alta calidad o entradas en webs sobre estos temas. Explorando en Google por fin encontré este sitio web. Con lectura de esta información, estoy convencido que he encontrado lo que estaba buscando o al menos tengo esa extraña sensacion, he descubierto exactamente lo que necesitaba. ¡Por supuesto voy hacer que no se olvide este blog y recomendarlo, os pienso visitar regularmente.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario